Main Page Sitemap

Mujer busca hombre tuxtla gutierrez





Mi padre tiene el ganglio más hermoso del cáncer en la raíz del cuello, sobre la subclavia, tubérculo del bueno de Dios, ampolleta de la buena muerte, y yo mando a la chingada a todos los soles del mundo.
Soy la flecha en el lomo de la gacela agonizante.
Yo soy sólo la vida que te acosa y tú eres la muerte que resisto.Hasta lo hicieron preso en Yucatán mujer busca hombre en peru para matrimonio e iban a matarlo, como mataron al general que era su jefe (no recuerdo su nombre).En algún sitio, mi voz sobreviviente, llama, pide tu asombro, tu iluminado silencio.Saben que nunca han de encontrar.Quizás me reconoces como una hora antigua cuando a solas preguntas, te interrogas con el cuerpo cerrado y sin respuesta.Mientras los niños crecen, tú, con todos los muertos, poco a poco te acabas.Amor, todos los días.Tú eres como mi casa, eres como mi muerte, amor mío.Pero la sucia noche revolvía alfileres, sábanas, rezos, cruces, luto de amor.
En tu boca sin fuego no podrás morir.
Una pared caída nos separa, sólo el cuerpo de Dios, sólo su cuerpo.
Soy como el hijo de tus ojos, como una gota de tus ojos soy.Y pensé que tenía razón.Eso me impresionó mucho y fue cuando a los pocos días yo escribí eso de: "No podrás morir, no podrás morir, no podrás morir." Seguí escribiendo hasta los primeros días de diciembre y terminé la primera parte.De encontrarse culpable al detenido y presunto responsable, la pena máxima de prisión será de 60 años.Mirando su cadáver en los huesos que es ahora mi padre, e introduciendo agujas en las escasas venas, tratando de meterle la vida, de soplarle en la boca del aire.Quiero comer contigo, estar, amar contigo, quiero tocarte, verte.El 15 de junio le hicieron una operación de caballo.Les llega a veces un olor a tierra recién nacida, a mujeres que duermen con la mano en el sexo, complacidas, a arroyos de agua tierna y a cocinas.Morimos, lo sabemos, lo ignoran, nos morimos entre los dos, ahora, separados, del uno al otro, diariamente, cayéndonos en múltiples estatuas, en gestos que no vemos, en nuestras manos que nos necesitan.Es tan fácil decirte "padre mío" y es tan difícil encontrarte, larva de Dios, semilla de esperanza!


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap