Main Page Sitemap

Sexo reunión de trento


AGI, Indiferente, 427,.
45 Así, por ejemplo, Almeida consiguió se pusiera orden en los descuentos por ausencias, impuestos por mandato del virrey Toledo a los salarios de turín encuentros eróticos los curas de indios, con el argumento de que el dinero solía quedar en manos de los corregidores.
Links 80 Eclesiástico general, AGI, Indiferente 2859,.A los seminarios peninsulares les ha tratado una vasta historiografía, que ha puesto la atención en los fenómenos que condicionaron su pronta creación, así como en el particular interés de la Corona y el Papado por su fundación y fomento.Documentos del Archivo de indias, Madrid, Juan Pueyo, 1924,.Leticia Pérez Puente, "La creación de la cátedra pública de lenguas indígenas en la universidad de México y la secularización parroquial Estudios de Historia Novohispana, México, unam, instituto de investigaciones Históricas,.En ese mismo tiempo, en las diócesis americanas se fundaron 11, la mayoría en el virreinato del Perú.Como se recordará, en las ordenanzas dictadas por Toledo para la cátedra de lenguas se estableció como requisito para la ordenación sacerdotal y para la obtención de beneficios eclesiásticos presentar fe y certificación del catedrático de haber tomado un curso entero de lengua.
85v Links e habían despachado las cédulas generales para el establecimiento de seminarios, donde si bien se reconocía la autoridad de los obispos en la dirección de los establecimientos la orden finalizaba dando autorización a virreyes y audiencias para advertir a los obispos lo que.
No obstante, la designación de era tridentina' para los siglos comprendidos entre Trento y el Concilio Vaticano II, refleja la decisiva trascendencia que tuvo el Concilio en la Iglesia católica moderna). Links 70 Arias había ocupado el cargo con anterioridad, pero en marzo de 1584, se le había retirado pues uno de los canónigos se ofreció a desempeñarlo sin salario.En ese sentido el arzobispo escribió al rey dándole cuenta de cómo los obispos habían manifestado que él no tenía allí más jurisdicción que cualquiera de ellos.La reivindicación que Granero de Ávalos pretendía hacer de la independencia y autoridad episcopal no sólo lo enfrentó al tribunal de Charcas, sino también al arzobispo metropolitano, fray Toribio Mogrovejo.Según el licenciado Cepeda, presidente de la audiencia, en las instrucciones y capítulos dados por Granero al procurador se pedían "muchas cosas graves y algunas en perjuicio del patronato real de vuestra majestad y todas en su favor e interés, usurpando vuestra real jurisdicción".


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap